Mi hijo camina con los pies hacia dentro.

01.09.2020

Caminar con los pies hacia dentro es conocido en Podología como "Marcha en Intraversión", y es una de las cuestiones que más preocupa a los padres. Es visualmente llamativo y desconcertante, pero, que no cunda el pánico. 

La marcha en intraversión pediátrica o "Intoeing", es una alteración rotacional interna del miembro inferior, que tiene como origen varias posibilidades:

1. Alteración en la articulación de la cadera por laxitud, luxación al nacer, displasia, u otros.
2. Fémur, su cabeza o cuello, más "retorcido" de lo habitual; con menor frecuencia la tibia. 
3. Desequilibrios musculares, congénitos o durante desarrollo. 
4. En más del 70% de los casos, lo produce la confluencia de varios factores. 

Es una variación del desarrollo, no una patología o enfermedad, que ocurre en uno de cada diez niños entre 2 y 5 años, y resuelve espontáneamente en más del 90% de los casos.Provoca discapacidad en la edad adulta únicamente en el 0,1% lo que nos deja como resultado un no despreciable 10% (redondeando) entre la resolución y la discapacidad. Ese alto porcentaje son alteraciones sin llegar a la discapacidad, pero si preguntamos a una madre, a mi la primera, ¿Quieres asumir ese porcentaje de riesgo? Todas responderemos NO; por lo que en mi opinión personal SÍ es muy recomendable realizar un tratamiento de plantillas y hacer todo lo que esté en nuestras manos.

El principal síntoma por el que se acude a consulta, son las caídas, aunque a veces es solo que los papás ven la forma de caminar y se preocupan, de hecho en algunas ocasiones ni siquiera los padres son conscientes de las caídas, pero realizo la pregunta ¿Tú notas que te caes más que los demás nenes? A lo que mi pequeño paciente responde SÍ rápidamente con la cabeza, simultáneamente a que la mamá dice mmm, no... Ese es uno de los momentos mágicos que se producen entre el niño y yo. 

La exploración diagnóstica está orientada a valorar la cadera y la pierna, descartando que el problema sea únicamente del pie ya que estaríamos hablando de únicamente y con mejor resolución, metatarso adducto; se valora el test de Craig, ángulo pie-muslo, ángulo de progresión del pié en la marcha y alineación del retropié con el antepié. 

La exploración diagnóstica está orientada a valorar la cadera y la pierna, descartando que el problema sea únicamente del pie ya que estaríamos hablando de únicamente y con mejor resolución, metatarso adducto; se valora el test de Craig, ángulo pie-muslo, ángulo de progresión del pié en la marcha y alineación del retropié con el antepié. 

El tratamiento estará sin duda enfocado a mejorar el patrón de torsiones, a aumentar el ángulo de progresión al caminar, y sobre todo a disminuir el apoyo de la zona externa y anterior del pie.